Cómo asegurar un buen inicio de día para los niños

Un buen inicio del día asegura, en gran medida, un buen desarrollo de la jornada. En Jardines Origami, hacemos un “inicio inteligente”, que es un ritual para que los niños comiencen su día emocionalmente seguros.

Por medio de nuestros rituales de bienvenida acogemos a los niños para que se sientan reconocidos, seguros y confiados. Repetirlos diariamente permite que los niños tengan una base segura sobre la cual moverse, conociendo sus rutinas, sus transiciones y generando la capacidad de predecir lo que va a pasar después de cada actividad.

El ser humano gana autonomía y se siente tranquilo al poder, progresivamente, predecir lo que va a pasar.  Esto le ayuda a los niños para que disfruten plenamente, creen juegos, gocen el espacio, vivan felices en los diferentes ambientes que creamos con ellos y culminen la jornada con mucho entusiasmo por volver al día siguiente al Jardín.

Sabemos que debemos empezar la mañana de una forma inteligente y emocionalmente segura  para nuestros niños y para eso hemos creado el “Ritual de Inicio”, que sucede todos los días en cada Jardín Origami:

Ritual de las mañanas

– Saludo a cada niño y adulto: es un momento de amor en que cada uno se siente resaltado e importante para los demás. Cuando nos saludan, existimos.

– Actividad de unión: juegos rítmicos o canciones para acercarnos un poco.

– Ritual del niño ausente: con una canción le enviamos los mejores deseos a los niños que ese día no nos acompañan.

– Ritual de amor: momento para pensar en las personas que no están en este espacio como papá, mamá, abuelos entre otros  y por medio de una canción o acciones enviarles todo nuestro amor.

– Momento de comprometernos: en este espacio damos ideas de  lo que podemos hacer para ayudar a los demás y cómo algunas acciones pueden mejorar el bienestar propio y del grupo.

– Actividad para relajarnos: por medio de juegos simbólicos los niños ganan conciencia de su respiración y cómo ésta nos ayuda a relajarnos, calmarnos y  pensar mejor.

–  Plan del día: saber lo que va a pasar organiza mentalmente a todos y especialmente a los niños, pues les da la seguridad de su estadía en el Jardín y su regreso al lado de su familia.

¿Qué ganamos con los rituales?

A medida que los niños se  apropian de estos rituales, se convierten en referentes para solucionar situaciones durante la mañana en el grupo, como acudir a la respiración cuando hay angustia o llanto al extrañar a la familia, recordar el amor que le enviamos a los padres cuando les enviaron besos  al observar sus fotos familiares o evocar los compromisos.

Estos rituales que dan seguridad emocional, se deben acompañar con un momento de cierre al final de la jornada, donde recuerdan lo que se hizo, se resaltan los logros, se conversa y se hace un recorrido por lo vivido ese día.

Una base emocional fuerte, nos ayuda a sentirnos tranquilos. En casa podemos tener nuestros propios rituales de inicio del día, cuando se tiene una rutina clara y establecida, se logran disminuir pataletas, peleas y momentos complicados.

Deja un comentario