Rutinas en la infancia: la base para una convivencia armónica

Establecer rutinas en la vida de los niños es necesario para lograr una convivencia armónica. Los niños las necesitan para sentirse seguros y tranquilos en su ambiente. Crear una serie de rutinas en los niños es una forma de darles herramientas para que puedan organizar su mundo y esa organización luego se irá generalizando en su propia vida. Todos tenemos rutinas establecidas en nuestras casas. Sin embargo, a causa del aislamiento, lo más probable es que todo esté un poco desorganizado y necesitemos ajustar tiempos, actividades y flexibilizar nuestros acuerdos como familia. 

Origami más cerca de ti: programa virtual de educación infantil

En esta oportunidad queremos compartir con ustedes dos tipos de rutinas que permiten organizar el día de mejor manera y darle a los niños un espacio seguro y organizado para poder jugar, aprender y relacionarse. Los invitamos a que implementen la que mejor se acomode a sus dinámicas familiares y se ajuste a las necesidades de este momento que estamos enfrentando. Recuerden que los días especiales como cumpleaños o fines de semana se puede variar y flexibilizar.

Rutina con horario 

  • Esta rutina permite organizar el día fijando un tiempo y hora específica para cada actividad. 
  • Pueden adaptarla a las actividades planteadas desde Origami y a las que tengan establecidas en casa como desayuno, almuerzo, baño, etc. 
Esquema de rutina con horario

Rutina sin horario 

  • Esta rutina permite organizar el día fijando un espacio para cada actividad sin establecer una hora ni un orden para cada una. 
  • Requiere establecer acuerdos muy claros e innegociables con los niños. 
  • Por ejemplo: “cuando participes en todas las clases en vivo podrás jugar en la Tablet. 
  • Otro ejemplo: “cuando hagamos las actividades de pencil podrás jugar con el play”. 
  • Otro acuerdo: “mientras mamá y papá trabajan, puedes jugar con tus juguetes, pintar o leer cuentos”.
Esquema de rutina sin horario

¿Para qué rutinas?

  1. Ayudan a que los niños cooperen y así reducir el estrés y la ansiedad para todos.
  2. Son indispensables para aprender y entender la secuencia de eventos.
  3. Generan una atmósfera tranquila en casa, acaban con la lucha de poderes entre padres e hijos.
  4. Los niños se hacen responsables de su comportamiento y generan autocontrol. Los niños necesitan límites y acuerdos claros sobre los cuales puedan tomar decisiones. 

Recomendaciones 

  1. Las rutinas no se unen a premios. Los premios sólo servirán para acabar con las ganas que el niño tiene de realizar las cosas de una manera más organizada y el entusiasmo natural.  
  2. Informar a los niños con anticipación sobre los cambios que se quieran hacer prepara el cerebro para asumir el nuevo reto. Es importante seguir las rutinas y cumplir los acuerdos con firmeza y cariño.

 

La rutina diaria es para los niños lo que las paredes son para una casa, les da fronteras y dimensión a la vida. Ningún niño se siente cómodo en una situación en la que no sabe qué esperar. La rutina da una sensación de seguridad. La rutina establecida da un sentido de orden del cual nace la libertad.

Rudolf. Driekur

Deja un comentario